miércoles, 8 de abril de 2009

TOMAR RIESGOS




Reír es correr el riesgo de parecer tonto.
Llorar es arriesgarse a parecer sentimental.
Acercarse a otro ser es arriesgarse a comprometerse.
Mostrar emoción es arriesgar que se te conozca.
Someter a la gente tus ideas y sueños, es ponerlos en riesgo.
Amar es correr el riesgo de no ser correspondido.
Vivir es arriesgarse a morir.

En toda esperanza hay el riesgo del desespero.
En todo intento, el riesgo de fracasar.
Pero los riesgos se han de tomar, porque el mayor peligro en esta
vida es no arriesgar nada.
Porque el que nada arriesga, nada hace... nada tiene... nada es.

Tal vez puedas ahorrar el sufrimiento y dolor, pero a fin de cuentas,
no puedes aprender, ni sentir, ni cambiar, ni crecer, ni amar, ni
vivir. Encadenado(a) por las certidumbres serás un(a) esclavo(a),
sacrificarás el ser libre.

¡Sólo arriesgando se consagra la libertad!.

Autor Desconocido.-

1 comentario:

Liorys dijo...

Wow.
Muy profunda reflexion.